Por Daniel Estigarribia

Organizada por la Comisión de Recursos Hídricos, Saneamiento y Vías Navegables del Centro Argentino de Ingenieros CAI, que preside Felix Rodolfo Yacaruso en su salón Constantini de Cerrito 1250 de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires CABA se realizó la conferencia “Grandes Puertos Bonaerenses. Situación actual y Proyectos Futuros” abierta a la comunidad y con acceso libre y gratuito.
El auditorio estuvo compuesto, no sólo por ingenieros como el profesor Luis María Calvo y Roberto Castillo del Centro Argentina de Ingenieros y otros protagonistas vinculados al sector portuario, hídrico y a las vías navegables, sino también por un heterogéneo público en el que se destacaban empresarios, concejales de diversos municipios y representantes gremiales, interesados en conocer los puertos bonaerenses y sus cuencas hídricas, tan significativos para la economía nacional.
El presidente de la Comisión de Recursos Hídricos destacó a dos de sus integrantes, los ingenieros Sebastián García y Juan José Chappino consultor internacional, especialistas en vías navegables y puertos, como colaboradores en la organización de este evento.
Luego presentó a los dos panelistas programados: José Oscar Morán Gerente General del Consorcio de Gestión Puerto Quequén y al ingeniero Francisco Weyland, Jefe del Área Ingeniería y Planificación del Consorcio de Gestión del Puerto de Bahía Blanca.

En tal sentido ambos puertos fueron considerados por los organizadores como muy importantes en la provincia de Buenos Aires, los más representativos y las presentaciones, como una propuesta con carácter de apertura de estos temas desde el CAI a la comunidad en general.
Cada uno de los panelistas refirió sobre las características de sus puertos, sus autoridades, su funcionamiento, sus capacidades, sus accesos, sus profundidades, su utillaje, tipo de barcos, la zona a la que atienden además de información sobre lo más significativo respecto del desarrollo de los respectivos Planes Directores/Maestros, sus alcances, sus actores, su financiación, las inversiones realizadas y los proyectos en marcha.
Dentro de su muy completo informe, acompañado por un video e imágenes muy ilustrativas, Morán mencionó en particular, como la obra más importante que van a tener en esta década y en la historia del puerto, la profundización total a cincuenta pies (50′), que será el puerto granelero con facilidades para salidas de barcos de cuarenta y cinco (45), cuarenta y seis pies (46′) y con mayores márgenes de seguridad, dando así posibilidades a la salida de la producción de toda una región de cuatro (4) millones de hectáreas, con un potencial de diez (10) millones de toneladas anuales. Siendo un puerto “chico” en dimensiones, Morán sumó una capacidad del predio, para cuatrocientas (400) mil toneladas de importaciones de fertilizantes entre sólidos y líquidos.
Todo el puerto está cumpliendo las normas de PBIP afirmó Morán y además siguiendo las pautas que corresponden al concepto internacional de “ciudad-puerto” íntimamente ligado a la comunidad que atiende. En el año 2014, agregó, el Directorio dejó planificado un Proyecto Urbano, con una marina y edificios urbano dentro del sector portuario, en vías de concreción.
Al finalizar las exposiciones entrevistamos al ingeniero Weyland egresado de la Escuela de Graduados en Ingeniería Portuaria, quien se encontraba acompañado del ingeniero García.
El ingeniero Weyland dijo que se esta trabajando en Bahía Blanca en un Plan Maestro, que brinda posibilidades a todas las visiones y a todas las acciones que realizan y que dicho Plan “les va a indicar sus pasos a seguir”.
En cuanto a la forma de compatibilizar acciones, inversiones de diversos tipos y medios de transporte, además de las demandas “on line” para el día a día, el corto y mediano plazo, el ingeniero García asegura que “el puerto de Bahía Blanca es un ejemplo, que ha tomado esa problemática, la ha estudiado, le dio participación a la comunidad, atendiendo a su visión y misión, lo que da fundamento y razón a la ejecución del Plan Maestro” mencionado.
Todo ello dice el ingeniero Weyland “se hace en conjunto con toda la comunidad portuaria interviniente, previendo que ante la presencia de nuevas inversiones esté clara su rápida y eficaz implementación en el contexto en marcha”. Podríamos decir que se trata de un Plan Maestro “flexible” adaptable a nuevas inserciones, para darles a cada una adecuada respuesta”. Dicho se prevé finalizará en un par de meses.
Weyland nos amplía otros conceptos. Como dato ilustrativo, solo con respecto a las demandas de Vaca Muerta el puerto tiene en desarrollo dieciocho (18) MBI (N.de R.: oportunidades de inversión con ayuda de un inversor externo). Existen también demandas de uso de suelo en su jurisdicción.
Los temas inherentes a Vialidad Nacional y de los Ferrocarriles o el ministerio de Transporte, se trabajan en conjunto, entonces el Plan Maestro da lugar no solo a las propias necesidades sino a las de ambos organismos del país, que para ello cuentan con la propia colaboración y participación del puerto en todo momento, pero siempre atendiendo las necesidades de la ciudad y las de sus habitantes a los que dá participación.
Destaca García que “todo el plantel técnico del Puerto Bahía Blanca como pocos puertos en Argentina, es especializado y se sigue especializando en todo momento”. Existe la posibilidad que tengan que rever el organigrama a efectos de aumentar el plantel técnico y de ingeniería, “aumentar la capacidad de respuesta por todos los trabajos que se vienen” afirma Weyland.
Aquí una advertencia y una oportunidad: Los interesados ya tienen que ir preparándose y capacitándose, pues sino no podrán alcanzar los niveles mínimos exigidos para los futuros puestos de trabajo. El puerto Bahía Blanca ya tiene sus políticas y estrategias en marcha para el desarrollo de esos recursos humanos.